El equilibro es imposible

En aquel momento éramos tú y yo. Todo lo demás daba igual. Después de tanto tiempo esquivándonos, sabedores de lo que era inevitable que pasara si nuestros cuerpos coindidieran a solas. Tuvo que pasar en aquel bar, mientras sonaba nuestra canción, como si el destino nos pidiera a gritos que dejáramos de jugar con él. Sigue leyendo

Contigo – Joaquín Sabina

A veces una canción lo dice todo.
Sobre todo si es del gran Sabina.
Sigue leyendo

Falling

Supongo que es normal que a partir de cierta edad la gente se replantee el tipo de vida que lleva, sopese pros y contras, piense qué se podría haber cambiado a sabiendas de que nada se puede hacer ya, y finalmente se haga la pregunta ¿y ahora qué? Sigue leyendo

El tamaño sí importa

Yo soy una chica grande. No gorda, que es muy distinto. A día de hoy, bastante he tenido que lucha contra corriente con la moda, en una sociedad donde si eres joven y quieres ir a la última debes vestir como mucho una 36 o 38. Sigue leyendo

Lo que de verdad importa

Hace unos días recibí una mala noticia: alguien muy cercano a mi tenía cáncer, del malo, del que nos hace despertar la vena egoísta y desear que le ocurra a otra persona, a alguien a quien no conozcas. Es increíble cómo algo así revoluciona tu escala de valores, la retuerce y la inclina de tal forma que muchas de las cosas que considerabas básicas resbalan y caen dejando de serlo. Y no puedes evitar replantearte muchas cosas. Sigue leyendo

La carta (II)

Extraña sensación que se siente culminada mientras se escribe, creyendo desmayarse al evocar su mirada. Y es el dolor de cabeza lo que te hace ver que no la gozas. Ahora no la tienes como un diamante; la tienes como el aire, la tienes como el agua, que respiras y bebes con tu mano, como un sueño. Para el caballero dejó de ser persona, dejó de ser ya de carne y hueso. Sigue leyendo

La carta (I)

Por una carta estoy aquí. Por todas las cartas que te escribí o no te mandaron. Por todas las palabras que me escribieron o se callaron. Por una carta dejé de sentir, de vivir el día o ser consciente de dormir. Y sin embargo, me hallé pendiente de una carta, de unas llaves y un buzón. Y allí me veía yo todos los días, atónita, por sus rejas mirando por si había algo. Sigue leyendo

Esas personas

Nadie me enseñó que crecer y madurar fuera tan complicado. Quizás siempre he imaginado que la vida sería sencilla, que a las buenas personas sólo les pueden pasar cosas buenas. Pero nada más lejos de la realidad. Sigue leyendo

Sin darnos cuenta

Parece que fue ayer cuando paseábamos juntos con nuestros dedos entrelazados mientras la brisa del mar hacía lo imposible por enredar mi pelo en tus gafas.  ¿Recuerdas nuestras fotos, aquellas en las que tanto me incomodaba salir porque me veía horrible? Lo sé, suena muy cursi, pero hay tantas cosas que ahora echo de menos. Sigue leyendo

Pequeñas mentiras

“Real eyes realize real lies”

Hace poco leí esta frase en internet y me hizo pensar. ¿Cuántas veces has sorprendido a alguien con pequeñas mentiras que no van a ningún lado? Yo demasiadas… En la mayoría de los casos ni siquiera son relevantes y, lo peor de todo, incluso muchas veces no hay ningún motivo relevante para ellas: quizás para darse importancia, o para caer mejor a la gente, para parecer algo que se es…  Pero estas  pequeñas  mentiras  pueden llevar a dos grandes problemas de confianza  e irrealidad.  Sigue leyendo