Falling

Supongo que es normal que a partir de cierta edad la gente se replantee el tipo de vida que lleva, sopese pros y contras, piense qué se podría haber cambiado a sabiendas de que nada se puede hacer ya, y finalmente se haga la pregunta ¿y ahora qué? ¿hacia dónde estoy orientando mi vida?

Después de varias relacionesCapture bastante duraderas, dar por zanjada una relación siempre deja un sabor amargo. Estos días me he visto en esa tesitura y la pregunta “¿ahora qué?” resuena en mi cabeza con un eco infinito.

Cuando planeas tu vida con alguien, esperas tener a esa persona a tu lado, formar una familia… y ese castillo se derrumba como si estuviera hecho de cartas, la pereza de volver a empezar y la sensación de fracaso se me antoja una carga imposible sobre los hombros.  Y pese a tener la sensación de estar cayendo, nos lanzamos de nuevo y repetimos. Se dice que el ser humano es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces. Y tres. Y cuatro…

Yo espero encontrar a ESA persona algún día. De momento, comienza una nueva andadura en solitario.  A fin de cuentas se dice que cuando una puerta se cierra otra se abre. Tan solo hay que juntar coraje para cruzarla de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s